English中文Deutsch — FrançaisItaliano日本語한국어Português ру́сскийNederlands

Olga Mizrahi, Superhost de Airbnb, abre las puertas de su chalet de tres habitaciones en las montañas de California a viajeros de todo el mundo. Es experta en diseño y marketing y su trabajo ha aparecido en revistas como Forbes, Inc. y Fast Company. Durante el Airbnb Open celebrado en 2016, Olga compartió con otros anfitriones cuatro técnicas infalibles para conseguir que un anuncio destaque sobre el resto en los resultados de búsqueda:

Explica por qué tu alojamiento es único. La plataforma de Airbnb cuenta con más de dos millones de anuncios. Para convencer a los viajeros de que se queden en el tuyo, Olga propone que detalles cuáles son las características del espacio que no podrán encontrar en ningún otro. Dedica unos minutos a pensar en todos los elementos que pueden ofrecer una experiencia especial a los huéspedes y despertar su interés. ¿Las sábanas son suaves y cómodas, hay unas vistas impresionantes o la ubicación es perfecta para visitar la ciudad? Si es así, no olvides resaltarlo en el título y la descripción del anuncio. Mencionar los puntos fuertes del alojamiento te ayudará a atraer la atención de los viajeros y obtener más reservas.

Fíjate en las evaluaciones. Olga recomienda que busques información en las evaluaciones que has recibido para incluirla en la descripción del anuncio. ¿Qué aspectos del alojamiento o de la experiencia que ofreces a los huéspedes les importan más a la hora de dejarte una buena valoración? La mejor forma de averiguarlo es conocer de primera mano la opinión de los viajeros que se han quedado contigo.

Ponte en la piel de los huéspedes. Si describes el espacio de forma detallada, atraerás a viajeros que busquen elementos concretos de los que dispones. Olga, por ejemplo, especifica en el anuncio de Mammoth Lakes que se puede aparcar sin problemas, un detalle esencial para los viajeros que van a esquiar allí, que quieren asegurarse de poder dejar fácilmente la equipación que utilizan en el alojamiento. También indica que la casa cuenta con una chimenea de leña, porque sabe que no hay nada como relajarse al calor de la lumbre tras un día entero deslizándose por las pistas de esquí.

Quédate en casa de un anfitrión de la zona. Alrededor del 60 % de los anfitriones nunca han viajado como huéspedes con Airbnb. Olga les recomienda que prueben a quedarse una noche en un alojamiento que no esté lejos del suyo para fijarse en cuestiones como el tipo de interacción que tienen con el anfitrión del espacio, el proceso de llegada y de salida y la estancia en general. Una experiencia así puede ayudarte a mejorar la que le ofreces a los huéspedes.